contadores de web Saltar al contenido

Como lidiar con una entrevista

Todo lo que necesitas saber para clavar tu primera entrevista de trabajo.

La fatídica fecha de la entrevista se acerca. Estás nervioso, ¿no? No te preocupes, ¡es más esto es de mas normal!

De hecho, es algo bueno. Significa que estás tomando esta oportunidad muy en serio. si empiezas a sudar frio y también tener mareos tienes que relajarte ya!!! Vamos, respira hondo y lee esto. Verás que superar una entrevista es mucho más fácil de lo que crees.
Una entrevista de trabajo es una posible contratación de un empleador que está interesado en tener el conocimiento y así evaluar a un candidato, ya sea en lo personal como profesionalmente. Las entrevistas de trabajo nunca son 100% idénticas, pero tienen algunas características en común: conociéndolas, aumentarás tus posibilidades de no cometer errores y te convertirás en un verdadero experto en cómo afrontar una entrevista.
El entrevistador se basa a menudo en lo que está escrito en su currículum y podría ser muy útil ponerlo al día con todos los últimos detalles durante la entrevista.
Para empezar con buen pie, llegar un poco antes (cinco o diez minutos antes) en vez de tarde, y evitar estar acompañado por amigos o familiares.

En la sala de espera

Una vez que llegue al lugar de la entrevista, apague su teléfono móvil y tómese unos minutos para echar un vistazo, con el fin de reunir alguna información sobre la empresa y ponerse cómodo. La sala de espera (un vestíbulo, un despacho, una sala de descanso) donde se espera que el responsable realice la entrevista ya es un espacio útil para recabar detalles sobre la empresa, para ver a posibles futuros colegas, para entender el estilo del lugar de trabajo. Recuerde que debe ser consciente de su forma de sentarse, y si hay revistas para hojear, es mejor preferir las revistas profesionales y de la industria.

Reunión con el entrevistador o reclutador

Presentarse ante el entrevistador con un fuerte y seguro apretón de manos (no demasiado fuerte) Esto asegura un buen primer primer impacto. Por lo tanto, es esencial tratar de no ponerse nervioso, mantener la compostura y no estrechar demasiado las manos mientras se habla, evitando jugar con el pelo, los accesorios o la papelería, y manteniendo la mirada de la persona que está delante de ti. Si está frente a varias personas, trate de mirar a todos durante la entrevista, y mantenga siempre una postura correcta, no se desplome, evitando los brazos doblados y las manos en los bolsillos.
El momento de la entrevista de trabajo es naturalmente una fuente de estrés, y los reclutadores son plenamente conscientes de ello. Sin embargo, incluso para ellos, la situación no es fácil: tienen la tarea de captar el mayor número posible de detalles sobre el candidato en poco tiempo, identificando el mejor recurso para un puesto, a menudo entre cientos y cientos de solicitudes, con el riesgo de incluir en la empresa un recurso no del todo adecuado para un determinado puesto.

Cómo responder a las preguntas de la entrevista

La primera pregunta suele ser la que invita a hablar de uno mismo, por lo que un buen consejo es preparar una presentación de tres minutos, con los detalles de su carrera, los vínculos entre los distintos cargos que ocupa, los períodos y los cursos de formación. La persona con la que hables también querrá conocer tus otros aspectos más personales: de dónde vienes, tus intereses y tus mejores cualidades.
Practicar las preguntas puede ayudarte a tener más confianza cuando realmente se preguntan: “¿Qué puedes hacer bien?”, “¿Cuáles son tus debilidades?”, “¿Qué has conseguido?”, “¿Por qué deberíamos elegirte?”.

Es posible que las preguntas se formulen específicamente para evaluar la capacidad del candidato para manejar las dificultades, así que no se asuste y demuestre su capacidad de razonamiento aunque no tenga la respuesta correcta (a menudo no la hay). Otro comportamiento correcto y evaluado positivamente por el reclutador es hacer preguntas pertinentes sobre el puesto en cuestión y la empresa (en la primera entrevista siempre es preferible evitar las referencias a la remuneración si no son cuestionadas directamente por el reclutador).